Consejos para niñ@s tras una separación

por 12 marzo, 2017

La separación o divorcio de los padres es un acontecimiento estresante para los niños. Una separación conlleva cambios vitales en el niñ@, y es una prueba muy importante de adaptación. Cuantos más cambios se den, mayor será ese esfuerzo adaptativo. Esos esfuerzos pueden estar asociados a un gran estrés.

En general, la dificultad no reside en el hecho físico de la separación en sí, sino en cómo se lleva a cabo. Lo que afecta más al niñ@ son las acciones asociadas a la separación de los padres, las discusiones, la tensión, la ansiedad de los padres, la agresividad verbal o física, la lucha económica o la disputa por la custodia de los hijos son también procesos que afectan a los niñ@s. La separación debe ser un cambio en la relación que mantiene una pareja, pero nunca debe conllevar la separación del niñ@ de sus padres.

La dificultad no reside en el hecho físico de la separación en sí, sino en cómo se lleva a cabo

Existen ciertas pautas útiles para los padres que se encuentran en éstos casos. Están orientadas a minimizar los efectos negativos en los [email protected]a facilitarles la adaptación a la nueva situación. Estas son:

  1. Los padres deben ofrecer conjuntamente una explicación de los motivos de la separación.  Esto debe hacerse sin culparse mutuamente y aclarando que no se trata de una separación entre padres e [email protected] La explicación debe adaptarse a la edad del niñ@ y puede ser repetida tantas veces como sea necesario.Es importante mantener siempre una versión consensuada por ambos progenitores.
  1. Se debe evitar frases/palabras como “nos vamos a divorciar” o “nos vamos a separar”. Se le puede decir al niñ@ que los dos necesitáis estar tranquilos y, por lo tanto, vivir en sitios diferentes. [email protected] niñ@s entienden bien esto, ya que cuando se pelean con hermanos, la tranquilidad llega sólo cuando se va cada uno a su habitación.
  1. A la hora de comunicarle la explicación, evitar expresar la frase “te seguiremos queriendo”. A veces esta posibilidad ni se le pasa al niñ@ por la cabeza, y puede que le inquiete más que pueda ayudarle. Es evidente que vais a seguir queriéndole.
  1. “Seguiremos siendo amigos” esta es la frase más importante y quizá la más difícil de pronunciar cuando se está viviendo el momento álgido de la crisis de la separación, pero es el punto fuerte. Un niñ@ que se encuentra entre padres que no se comunican se sentirá desgarrado entre sus dos resentidos progenitores. Muchas veces se puede preguntar de qué lado debe ponerse. Ver que sus padres son enemigos es un riesgo para la integridad psíquica del niño. Aunque sea dificil, es importante priorizar que la relación sigue siendo armoniosa, pese al cese de convivencia. Por ejemplo, con frases como, “ya sabes que yo siempre querré a tu padre (o a tu madre) “, “si está enfermo/a o necesita algo, sabe que puede contar conmigo” el niñ@ podrá mantenerse en su lugar de niñ@. Pensará que la vida continúa con sus dos padres.
  1. Recordarle que “tendrá siempre a su papá y a su mamá”. Es importante que esta frase se le comunique al niñ@ en el momento de los motivos de la separación. Y también repetírsela durante el proceso, sin necesidad de sentarse cada vez a explicarle de nuevo las cosas.
  1. Algo importante del mensaje son los gestos y las emociones que se transmiten al comunicar la noticia. Evitar que sean mensajes contradictorios entre el lenguaje verbal y no verbal. También que nuestra expresión emocional no sea de excesiva preocupación o tristeza, intentando en todo momento transmitir calma, naturalidad y cariño en ese momento.