Mi experiencia en terapia con animales

por 7 junio, 2017

La terapia asistida con animales es una alternativa de intervención en el ámbito de la salud que se usa en niñ@s, adolescentes y adultos. Durante años he trabajado en la intervención con terapias asistidas con caballos y he podido ser consciente del vínculo que se establece entre el animal y el paciente. Los beneficios que un animal aporta como instrumento de intervención dinámico en el proceso terapéutico son enormes.

La terapia con animales es muy eficaz en el tratamiento clínico. Cada vez son más los terapeutas que optan por este tipo de terapia como complementaria a la intervención físioterapeútica y/o psicológica. Las terapias con animales son muy efectivas en el tratamiento de niñ@s. Algunos ejemplos son pacientes con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), trastornos del espectro autista (TEA), o con altas capacidades y/o graves problemas de adaptación y conducta.

Los terapeutas que utilizan los animales con niños y niñas, obtienen muchos beneficios psicológicos, entre ellos cabe destacar:

1.- Desarrollo del autocontrol cognitivo, conductual y emocional: 

Las tareas simples (como bañar al animal, caminar junto a él o cepillarlo) o más complejas (como trotar o galopar) exigen en el niñ@ adaptarse a un contexto inmediato. El niñ@ se siente partícipe y agente principal y ha de aprender a gestionar su conducta para poder tomar decisiones, enfrentándose a su error y al miedo a equivocarse.

En este sentido parar, pensar y elegir la mejor opción ha de ser un proceso que el niñ@ tiene que aprender progresivamente gestionando su activación emocional y sus pensamientos asociados.

Está indicado especialmente en la intervención en niñ@s con altas capacidades, dificultades atencionales y/o con trastornos graves de conducta.

2.- Entrenamiento en habilidades sociales:

Las habilidades sociales básicas (el saludo, las despedidas, sonreír) y otras más complejas (pedir ayuda, esperar mi turno,o disculparse) son conductas que un niñ@ ha de dominar en su interacción con el animal. Esto estimula en ellos la capacidad de ponerse en el lugar del otro (empatía) y fortalece su autoestima. Importante en la intervención en niñ@s con dificultades atencionales, problemas de autoestima, dificultades en sus relaciones sociales, etc.

  1. – Apoyo en la interacción comunicativa:

El animal ejerce una fuerte motivación por la comunicación no verbal. Este elemento es clave a la hora de crear un escenario donde un niñ@ pueda entender y emplear el seguimiento de la mirada, la producción de sonidos, o fonemas, ampliando progresivamente el tiempo de conexión de esa comunicación interactiva.

Lograr éste apoyo es objetivo importante en el tratamiento de niñ@s con trastorno del espectro autista, trastornos específicos del lenguaje, y/o otros problemas de comunicación.

Las terapias con animales son muy efectivas en el tratamiento de niñ@s

Por último, las terapias asistidas con animales ofrecen un marco de intervención natural en un espacio al aire libre,donde el paciente se siente receptivo a crear una fuerte alianza terapéutica.